Un equipo de investigadores españoles ha llevado a cabo un estudio –impulsado desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social- con el objeto de establecer la prevalencia de anticuerpos frente a la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en la población general española, así como la prevalencia de infección activa por VHC y los factores asociados a dichas prevalencias.

Un estudio similar al presente ya había sido llevado a cabo en el año 1996, pero los datos habían quedado manifiestamente desactualizados tanto por el paso del tiempo como por los cambios epidemiológicos y terapéuticos acaecidos en los últimos 20 años. El nuevo estudio se realizó entre mayo de 2017 y mayo de 2018.

La población seleccionada fueron 9.103 personas con edades comprendidas entre los 2 y los 80 años. Estas personas fueron seleccionadas aleatoriamente en centros de salud (principalmente centros de atención primaria) y en algunos casos se realizó una criba por número de tarjeta sanitaria para completar determinados subgrupos poblacionales de edad. El objetivo era que la muestra fuera representativa de la sociedad española, tanto en lo relativo a la edad como al país de origen.

Teniendo en cuenta que la población española en 2018 era de 46.720.000 personas, ello permitiría concluir que en España habría un total de 79.424 personas con infección activa por el VHC. Ello supone una importante reducción en los últimos años, ya que más de 110.000 personas lograron curarse entre los años 2015 y 2018 gracias a los antivirales de acción directa. De los 17 casos detectados en el presente estudio, 13 eran conocedores de que vivían con el VHC, de lo que podría concluirse que el 24% de las personas con el VHC en España desconocerían que están infectadas .

Dado que no se halló ningún caso de infección por VHC por debajo de los 20 años, la mayor parte de los análisis fueron llevados a cabo teniendo en cuenta únicamente a las 7.565 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 80 años.

La prevalencia de anticuerpos frente al VHC fue significativamente superior en hombres (1,24%) que en mujeres (0,46%) . Dicha prevalencia aumentó con la edad, aunque se hallaron dos importantes picos: las personas de entre 50 y 59 años (donde la prevalencia era del 1,56%) y aquellas de entre 70 y 80 años (donde la prevalencia era del 1,63%). Estos dos picos se corresponden con dos contextos muy diferentes: el uso extensivo de drogas intravenosas durante la década de 1980 (en el pico de 50-59 años) y el uso extensivo de intervenciones de salud o salud pública en condiciones inadecuadas para prevenir la transmisión del VHC tales como transfusiones antes de 1990 y/o uso jeringuillas no estériles antes de 1975 (en el pico de personas de entre 70 y 80 años). Aunque la prevalencia de anticuerpos fue superior en personas nacidas fuera de España, la diferencia no alcanzó valores estadísticamente significativos .

El porcentaje de personas con edades entre los 20 y los 80 años nacidas fuera de España en el estudio fue del 6,4%, claramente inferior al 16% observado en la población general. Ello podría ser debido a las dificultades en el acceso al sistema sanitario de personas inmigrantes que han sido interpuestas en los últimos años, especialmente tras la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 16/2012. Como la captación de participantes se dio en el ámbito sanitario, no se pudo contar con datos de quienes no pueden acceder al sistema sanitario.

Los resultados del presente estudio pueden ser una herramienta muy importante de cara a cuantificar el coste de tratar a todas las personas con el VHC ya diagnosticadas y el de diagnosticar y tratar a la cuarta parte que aún lo desconocen. También puede ser una herramienta de negociación con las compañías farmacéuticas para que reduzcan el precio de los antivirales de acción directa a cambio de diagnosticar y tratar a un mayor número de personas.

Por otro lado, entre las oportunidades perdidas por el estudio destacan el hecho de no haber registrado orientaciones sexuales ni aportar información detallada sobre el uso de drogas, dos factores muy importantes en los nuevos casos de infección por VHC vinculados, por ejemplo, al chemsex.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies