Algunas ETS como la Clamidia, ya era sabido que podía contagiarse mediante la vía ocular, lo que no se sabía hasta el momento era que el Treponema Pallidum, la bacteria causante de la Sífilis podía afectar a los ojos. Los síntomas más comunes son la aparición de úlceras en caso de la Sífilis Primaria, y ronchas de color rojizo por el cuerpo, sobretodo en palmas de las manos y de los pies, en la Sífilis Secundaria.

Recientemente se ha descubierto que esta bacteria puede afectar a otras partes del cuerpo, en concreto a los ojos, es la llamada Sífilis ocular. No es muy común, pero con el reciente y preocupante aumento de los casos diagnosticados de Sífilis en los últimos años, sus síntomas deben tenerse en cuenta a la hora de realizar un cribaje. Éstos síntomas pueden aparecer en cualquier etapa de la enfermedad y pueden afectar a cualquier estructura del ojo. Cualquier cambio repentino en la visión, incluyendo visión borrosa o incluso ceguera momentánea, debe tenerse en cuenta para un diagnóstico de Sífilis si se ha tenido algún contacto de riesgo recientemente.

El tratamiento para la Sífilis ocular será exactamente el mismo que para una Sífiliis común, con lo cual, tiene cura. Si has sido diagnosticado con cualquier tipo de Sífilis, incluyendo la ocular, siempre se recomendará realizar una prueba de VIH, existen numerosos estudios que afirman que la Sífilis es una puerta de entrada común para el VIH.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies