Un implante subcutáneo que se usa como profilaxis preexposición (PrEP) y una vacuna que podría estar disponible en los próximos años esperan ser las nuevas herramientas de prevención contra el virus VIH.

Durante la X Conferencia Mundial Científica sobre VIH (IAS 2019), en Ciudad de México, especialistas aseguraron que estas nuevas herramientas vendrán a reforzar las estrategias que se tienen hasta ahora para así poder evitar los contagios por este virus. Según Brenda Crabtree, presidenta local científica de esta cumbre, el implante es una de las novedades más importantes. «Su uso va a ser para PrEP, para que la población tenga más adherencia al tratamiento que aquellos que toman una pastilla«, señaló.

Randolph P. Matthews, científico principal de la empresa que está desarrollando dicho implante, presentó los resultados que probaban la eficacia en humanos. Además, explicó que en la investigación participaron 16 adultos sanos, 12 de ellos llevando el implante a lo largo de 12 semanas, algunos de ellos recibiendo dosis de 54 mg y 62 mg de un medicamento llamado islatravir, y paralelamente otro grupo de cuatro personas tuvo implantes placebo. El estudio reveló que el implante fue bien tolerado y que las dosis puestas dentro del mismo podían durar al menos ocho meses con la dosis más baja y un año en la de mayor concentración. «Se determinó que su uso es seguro y la duración de la intervención con implante es de un año«, aseguró Crabtree.

Otra de las innovaciones en el tratamiento es la vacuna, la cual empezará una nueva fase en septiembre, después de haber sido probada con éxito en un grupo muy pequeño de mujeres en el sur de África. Hanneke Schuitemaker, jefa global de vacunas virales, afirmó que aunque existen actualmente métodos de prevención como el PrEP, los condones y las prácticas sexuales seguras, «la vacuna se une a ellos para proteger a las personas, y eso supondrá una gran diferencia». La especialista señaló que junto con otras instituciones de salud están trabajando en un estudio llamado Mosaico, donde participarán 3.800 personas provenientes de América y Europa, todas ellas sanas. La vacuna tendrá combinaciones del virus, con la finalidad de que se produzcan anticuerpos que actúen contra el mismo y sea eficaz para diversas cepas. «Sabemos de otras vacunas que no pudieron funcionar porque el virus del VIH es muy complejo y existen muchas variables circulando, por lo que no podemos predecir que se tendrá protección contra todas esas variables«, aseguró la especialista.

Sin embargo, relató que los resultados del estudio que en Sudáfrica, llamado Approach, podrían estar listos en 2021, mientras que los del resultado Mosaico estarían disponibles en 2023, por lo que en cuatro años podría estar disponible una vacuna contra el VIH. «Trabajaremos muy duro para asegurarnos de que funcione y que todas las personas tengan acceso a la vacuna«, aseguró el experto.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies