Un grupo de investigadores del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha descubierto que, un fármaco empleado como tratamiento para el cáncer es capaz de eliminar células reactivadoras del virus de inmunodeficiencia humana,VIH. Este nuevo hallazgo podría ser determinante para encontrar nuevas formas para futuros tratamientos contra dicho virus.

La científica e investigadora del Grupo de Enfermedades Infecciosas del centro barcelonés, María José Buzón, ha aportado más datos sobre este medicamento, cuyo nombre es «Rituximab» y se utilizaba de forma recurrente en pacientes con cáncer. Este medicamento actúa eliminando las células que replican la enfermedad y que contienen en sus organismos una molécula denominada «CD20».

Este procedimiento está aún en fase de pruebas y no se permite su uso en pacientes humanos, pero hasta el momento, los estudios demuestran que puede reducir hasta un 64% la presencia de las células infectadas en el organismo de la persona afectada y acababan escondiéndose en reservorios, pasando de ésta forma, desapercibidas. Esta fase experimental, permite diseñar nuevas formas de abordar el asunto, y que en palabras de Buzón, » Esla única vía para curar a pacientes con VIH«.

El médico del mismo estudio, Adrià Curran, se ha mostrado más precavido, ya que «no estamos hablando de una opción que sea la alternativa al tratamiento antiretroviral actual, sino más bien que es una nueva vía que se abre para buscar nuevos fármacos mejor tolerados con menor toxicidad y que se puedan usar en la práctica clínica».

El estudio se realizó en 80 pacientes cuyas células  habían reactivado el virus para combatirlo con el «Rituximab». El medicamento ataca a las células con la mencionada molécula «CD20″, pero también a otras no dañinas del propio organismo, como los linfocitos, que forman parte del sistema inmunitario. Es por ello que aún está en pruebas y no sirve como alternativa para los actuales antiretrovirales. El Dr. Buzón describe la siguiente fase como la de perfeccionamiento, pues deben encontrarse dos fármacos: » uno que reactive el virus latente y otro que lo elimine«, pero en la actualidad no se cuenta con los materiales y los conocimiento necesarios, y las combinaciones durante la etapa de prueba podrían ser realmente tóxicas y nocivas  para los pacientes.

El virus de inmunodeficiencia humana es una enfermedad crónica con la que las personas afectadas pueden hacer vida normal, siempre y cuando sigan el tratamiento de forma estricta, que suele coincidir con la toma de una a tres pastilla diarias. A día de hoy es una solución muy efectiva y segura que, según Curran, ha hecho que «la gente se relaje, haya perdido el miedo al VIH«, más aún desde que las personas infectadas pueden dejar de ser transmisoras.

En España hay entre 130.000 y 160.000 personas con VIH, y 3.400 casos nuevos al año. «Es una infección controlada pero ahora hay que curarla pero la gente ya no está tan concienciada» indica el propio médico. La educación, por tanto, es un pilar clave para hacer frente al «impacto físico, psicológico y sanitario» que le supone al paciente al vivir con un tratamiento de por vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies