El virus del papiloma humano es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes, por no decir la más común, que afecta en mismo porcentaje a mujeres como a hombres. De todos modos la infección suele ser inofensiva, pero puede producir verrugas tanto en la piel como en las mucosidades de diferentes partes del cuerpo. Los casos más graves pueden llegar a derivar en el desarrollo de un cáncer en ciertas partes como ano, el pene, útero, vagina o garganta.

Siempre hemos sabido que la infección podría transmitirse mediante relaciones sexuales ( tanto en intercambio de fluidos como por contacto directo) o cortes en la piel, pero nuevos estudios confirmarían que no sería necesario mantener relaciones sexuales para contraer el VPH, ya que xiste un reservorio ideal para éste virus: los dedos.

Según Natalia Gennaro Della Rossa, especialista en Ginecología y Obstetricia de la clínica Ruber Juan Bravo de Madrid, las uñas y las yemas de los dedos también pueden contagiar este virus, ya que constituyen un reservorio para así contagiar el virus a otras personas. «La mayoría de las infecciones por VPH desaparecerán espontáneamente, por lo que, al principio generalmente sólo observamos y pasado un tiempo, si el virus persiste activo, recomendamos un tratamiento de erradicación por vaporización láser. Mientras que, si provoca una lesión mayor a nivel de las células cervicales, generalmente realizamos una pequeña cirugía ambulatoria donde se extrae la lesión», afirma la especialista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies