La investigación, que se ha publicado en la revista JAMA Network Open, llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Monash (Australia) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha revisado 88 estudios previos que analizaban la incidencia de infecciones de transmisión sexual (ITS) en personas antes y durante el uso de la PrEP como prevención del sida. El 30% de la muestra eran individuos de países de bajos y medios ingresos, y han señalado la necesidad de fortalecer los servicios de salud sexual para usuarios de profilaxis preexposición (PrEP) –método preventivo para no contagiarse por VIH–.

Los resultados mostraron que aquellos que piden tomar este fármaco, que combina emtricitabine y tenofovir, tendrían un alto riesgo  de contraer otras infecciones de transmisión sexual, como la sífilisclamidia gonorrea, en comparación con los que utilizan otros medios de prevención del VIH. Concretamente se encontraron con que el 24% de los participantes del estudio habían sido diagnosticadas con alguna de las tres últimas ETS antes de comenzar a tomar la PrEP y este porcentaje aumentó al 72% cuando siguieron con esta medicación durante un año.

Los factores de riesgo del VIH y de otras infecciones de transmisión sexual son prácticamente las mismas, como por ejemplo, el no usar preservativo en las relaciones sexuales, la falta de accesibilidad a la compra de estos métodos de protección, tener más de una pareja sexual, chemsex o compartir juguetes eróticos.

Es por este motivo, que recomiendan que en los centros o servicios donde se ofrece o dispensa este método protector contra el sida también se implanten medidas de prevención de otras enfermedades de transmisión sexual para aquellos que lo demanden, ya que según este metaanálisis, son un grupo especialmente de alto riesgo. Además, aprovechan para advertir de que se debe informar a aquellos que quieran usar la PrEP, podrían estar protegidos del VIH, pero que este efecto no es extensible al resto de ITS, siendo algunas de ellas causantes de problemas más serios como la infertilidad, salpingitis ( infección de las trompas de falopio), enfermedad inflamatoria pélvica o artritits gonocócica.

La OMS recomienda desde 2015 la profilaxis previa a la exposición para personas que tengan un riesgo elevado de contraer VIH. No obstante, la mayoría de las implementaciones de la PrEP se han llevado a cabo en países de ingresos altos, aunque se siguen desarrollando para los países de medianos y bajos ingresos. Según los datos del estudio, a día de hoy son más de 60 los países del mundo que cuentan con políticas nacionales relacionadas con la PrEP, 20 de ellos se encuentran en África.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies