El más amplio estudio sobre el tratamiento como prevención llevado a cabo entre hombres gais, bisexuales y otros hombres que practican sexo con hombres (HSH) ha aportado más evidencias que apoyan el mensaje “indetectable es igual a intransmisible” o “I=I” . Los resultados finales del estudio PARTNER 2, publicados The Lancet, muestran que, tras ocho años de seguimiento, en ninguna de las 1.000 parejas serodiscordantes de hombres gais, bisexuales y otros HSH hubo ninguna transmisión de VIH. En todas estas parejas el miembro con el VIH se encontraba en supresión virológica gracias al uso del tratamiento antirretroviral. Las parejas, durante los 8 años de seguimiento, habían acumulado más de 70.000 relaciones sexuales sin preservativo.

En la primera fase del estudio realizada sobretodo en hombres heterosexuales no se detectaron transmisiones del VIH cuando la carga viral estaba por debajo de 200 copias/mL en 1.166 parejas serodiscordantes. Debido a la baja presencia de parejas de hombres gais, bisexuales y otros HSH llevó al diseño de la segunda fase, PARTNER 2, que únicamente incluyó a parejas de este tipo, ya que se trata del grupo poblacional más vulnerable al VIH. Los primeros resultados de PARTNER 2 ya resultaron muy prometedores.

Este estudio incluyó a 972 parejas serodiscordantes de hombres gais, bisexuales y otros HSH de 14 países europeos entre los años 2010 y 2017. En el caso de España, un total de 10 centros de Cataluña, Comunidad de Madrid, Andalucía, Galicia y Comunidad Valenciana incluyeron participantes. Todas las parejas incluidas manifestaron llevar a cabo relaciones sexuales sin preservativo.

Cada seis y doce meses los participantes completaron cuestionarios sobre sus prácticas sexuales, el miembro de la pareja sin el VIH realizaba una prueba del VIH y el miembro con el VIH realizaba una prueba de carga viral. En el estudio se definió estatus de supresión virológica como tener una carga viral por debajo de 200 copias/mL. Ante un resultado positivo los investigadores realizaron un análisis genético del VIH de ambos miembros de la pareja para establecer si había relación entre ambos y, por tanto, que la transmisión del VIH había tenido lugar dentro de la pareja.

En conjunto, los participantes sumaron un total de 76.088 prácticas sexuales anales sin preservativo. El 37% de los participantes sin el VIH manifestaron haber tenido prácticas sexuales fuera de la pareja .En el estudio no se detectó ningún caso de transmisión del VIH dentro de la pareja estable .

Los datos aportados por el estudio permitieron a los investigadores estimar intervalos de confianza relativos al riesgo de transmisión durante una práctica sexual puntual sin preservativo. Así, el riesgo de transmisión más elevado  sería del 0,23% en el caso de relaciones sexuales sin preservativo en general y del 0,57% en el caso del sexo anal receptivo con eyaculación.

Las 15 infecciones por el VIH detectadas durante el estudio no se atribuyeron–tras el análisis filogenético del VIH de ambos miembros de la pareja– a una transmisión dentro de la pareja, sino que fueron debidas a prácticas sexuales que el miembro inicialmente sin el VIH tuvo fuera de la pareja .

Los resultados del estudio PARTNER apoyan la recomendación de que los médicos del VIH hablen de forma proactiva con sus pacientes con el VIH sobre “I=I=” en diferentes momentos de la atención, incluidos, entre otros, el momento del diagnóstico, al iniciar tratamiento (para promover la adherencia), y cuando la carga viral alcanza la indetectabilidad, con el fin de que estos puedan tomar juntos con sus parejas las mejores decisiones sobre su salud sexual y reproductiva.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies