Un reciente estudio presentado en el XII Congreso Nacional de Sanidad Penitenciaria la Sociedad celebrado en Cartgena afirma que si se tratara a todos los presos con hepatitis C reduciría en un 88% las muertes, ahorraría costes (hasta 4.000€/persona al año) y de esta forma, se reducirían los casos de contagio al año.

Asimismo, en este mismo congreso se afirmaba que los casos diagnosticados de VIH en las penitenciarías se han reducido en los últimos años.

La conclusión de dicho congreso fue que»la diferencia de análisis coste-efectividad es mínima entre presos y no presos, es decir, tratar a recluso y tratar a los no presos produce, prácticamente, iguales beneficios desde el punto de vista individual. Pero nivel epidemiológico la diferencia es otra, ya que, la gran mayoría de casos diagnosticados no son por tener prácticas de riesgo sino por el uso de drogas parenterales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies